Cabrera de Mar

Cabrera de Mar es un municipio de la comarca del Maresme situado en un pequeño valle abierta al litoral, entre las localidades de Vilassar de Mar y Mataró. Combina montaña y mar con una gran riqueza arqueológica en el poblado íbero, al pie del castillo de Burriac y en diversos yacimientos romanos en el núcleo urbano.

Situado a unos 28 kilómetros de Barcelona, ​​ya 104 metros sobre el nivel del mar, el centro del municipio se encuentra a 2.5 kilómetros de distancia del mar, en un pequeño valle entre dos montañas: Burriac y Montcabrer.

El área más cercana al mar presenta un perfil plano. La línea de costa está formada por una playa de arena dorada y fina de 1.200 metros de longitud por una anchura variable entre 10 y 40 metros. Por su parte, el interior presenta un relieve muy accidentado por la presencia de la sierra de San Mateo, parte de la Cordillera Litoral.

El clima de Cabrera de Mar es el típico clima mediterráneo. Su característica principal son los días claros y sin nubes casi todo el año. En otoño, nos podemos encontrar con días de lluvias intensas, mientras que los inviernos son suaves, y son muy extrañas las heladas y las nevadas. Los veranos secos y calurosos nos invitan a disfrutar de las playas y las terrazas que abundan en todo el litoral.

Tradicionalmente, la base de la economía ha sido la agricultura, con predominio de los productos hortícolas.

En el sector más montañoso del término hay una extensión forestal donde predominan los bosques de pinos. A partir de la década de 1960, los campos de cultivo (donde siguen predominando los cultivos de huerta y de plantas ornamentales y flores, principalmente claveles, con la utilización de invernaderos) han disminuido en beneficio de la industria y del turismo.

La industria adquirió un desarrollo importante desde el principio del siglo XX gracias a la proximidad con Mataró. En la zona industrial, que se extiende en buena parte a los dos lados del camino del Medio, hacia Mataró, hay instaladas numerosas empresas, tanto pequeñas como medianas, muy diversificadas: textil (que abarca más de la mitad de la actividad industrial local con varias empresas de género de punto, acabados textiles, blanqueo, tintes, estampados …), cartón, derivados del plástico, electrodomésticos, artes gráficas, metalúrgicas, cemento, empresas de transporte, de agua mineral , etc. En cuanto a la oferta turística de Cabrera, que tiene 1.200 metros de playa, dispone de plazas hoteleras y de un albergue juvenil situado en la Torre Ametller.